1 año después de la masacre del 28 de septiembre de 2009

Bandera de guinea
Bandera de guinea

Un año después de la masacre del 28 de septiembre de 2009, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y su organización miembro, la Organización de Guinea para la Defensa de los Derechos Humanos y Ciudadanos (OGDH), deploran el estancamiento legal en esta tragedia e insisten, en con motivo del entre dos vueltas de las elecciones presidenciales, sobre la importancia de que las futuras autoridades emprendan decididamente el camino del derecho a la justicia de las víctimas.

Hace un año, una manifestación pacífica organizada por las Fuerzas Vives de la Nación fue reprimida sangrientamente por las fuerzas de seguridad de la junta militar entonces en el poder: al menos 157 muertos, decenas de desaparecidos, un centenar de mujeres víctimas de violencia sexual, más de una mil heridos.

En un primer momento, la junta quiso enterrar este expediente mediante la creación de una comisión nacional de investigación totalmente controlada, cuyo informe minimizó los hechos y sólo cuestionó la responsabilidad de «Toumba», autor del intento de asesinato del líder de la junta, Dadis Camara. Pero las autoridades políticas de transición creadas tras el acuerdo de Uagadugú de enero de 2010 han cambiado de rumbo al nombrar a tres jueces de instrucción en el «caso del 28 de septiembre», bajo la presión de la comunidad internacional y la Corte. Derecho penal internacional.

El informe de investigación revela los inicios de este procedimiento y demuestra la necesidad de que cuente con la participación de las víctimas y cuente con el respaldo de una fuerte voluntad política a favor de la lucha contra la impunidad. De lo contrario, la justicia guineana, que no pudo satisfacer los derechos de las víctimas de crímenes cometidos bajo los regímenes autoritarios de Sékou Touré, Lansana Conté y Dadis Camara, probablemente no podrá procesar a los autores de los crímenes perpetrados el 28 de septiembre. .

Fue para responder a este desafío que el 1 de junio de 2010, bajo el liderazgo de la FIDH y la OGDH, 67 víctimas y 5 organizaciones de derechos humanos y víctimas (FIDH, OGDH, AVIPA, AFADIS, AGORA) formaron Partidos Civiles con el fin de avanzar a nivel nacional. justicia, y de ser necesario, en caso de que las autoridades guineanas no pudieran o no quisieran hacer justicia, acudir a la Corte Penal Internacional que abrió a partir de octubre de 2009 un análisis preliminar de esta situación.

Detrás de este informe, nuestras organizaciones se plantean una pregunta sencilla: ¿habrá coraje y voluntad política para hacer justicia a las víctimas? «Sin voluntad política, será difícil creer que los tribunales tendrán la capacidad de preocupar a las personas que aún se encuentran en círculos de poder militares o civiles», declaró Thierno Sow, presidente de la OGDH.

Nuestras organizaciones consideran que sería un grave error sacrificar la suerte de las víctimas al falaz pretexto de la reconciliación nacional. «Un Estado sin justicia es siempre portador de la inestabilidad futura», especifica Me Sidiki Kaba, abogado de las víctimas y presidente de honor de la FIDH.

“El candidato que salga victorioso de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales tendrá que hacer del fortalecimiento del estado de derecho una prioridad de los primeros días de su mandato y el Asunto del 28 de septiembre de 2009, debe ser el acto más simbólico «declaró Souhayr Belhassen, presidente de la FIDH.

En esta perspectiva, el informe de la FIDH y la OGDH recomienda una serie de recomendaciones a las autoridades guineanas y a la comunidad internacional para sentar las bases de un Estado renovado, un ejército reformado, una justicia verdaderamente independiente y el fin de la impunidad. de los verdugos que han comprometido durante tanto tiempo el futuro de Guinea.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: