batalla por la red libre

Bandera de tunez
Bandera de tunez

La Agencia de Internet de Túnez (ATI) está haciendo su revolución. Apeló contra la decisión del tribunal de primera instancia de Túnez que le había ordenado el 26 de mayo cerrar todos los sitios pornográficos. Su director general, Moez Chakchouk, dijo el martes que ya no quería «filtrar páginas web» y respaldar la «censura» en la red. Las autoridades tunecinas han ordenado la censura de los sitios X a raíz de una denuncia presentada por tres abogados alegando que representan un peligro para los jóvenes y son contrarios a los valores del Islam.

Es un enfrentamiento legal entre las autoridades de la transición tunecina y la Agencia de Internet de Túnez (ATI) que comienza. El CEO de ATI, Moez Chakchouk, dijo en una conferencia de prensa el martes que apeló la decisión del 26 de mayo del tribunal de primera instancia de Túnez de cerrar todos los sitios pornográficos, filtrados bajo el régimen de Ben Ali, para proteger a los jóvenes y preservar los valores de Islam. Siete páginas con clasificación X han aparecido en la lista de los 100 sitios más visitados por los tunecinos desde que se levantó la censura en la red en enero. El proveedor de acceso ha indicado que ha apelado contra esta decisión y está dispuesto a «ir a casación si es necesario». El director dice que no ha recibido una citación judicial para defender los intereses de la agencia.

La ATI ya no quiere ser un organismo de censura

El fallo del tribunal tunecino ha recordado a los tunecinos los viejos demonios, que temen el regreso de Ammar 404, el Gran Hermano local. A principios de mayo, algunos sitios y perfiles de Facebook fueron filtrados por la ATI a petición del tribunal militar de Túnez. Tres de los perfiles fueron bloqueados por difamación contra la institución, informa el diario La presse.tn. La agencia, que está adscrita al Ministerio de Tecnologías de la Comunicación, dijo que ya no quería ser un organismo de censura. Moez Chakchouk afirmó que “ya no quiere filtrar páginas web” y “tener equipos de censura” en casa.

El director de la ATI explicó que, bajo Ben Ali, la censura se llevó a cabo «de manera ilegal y poco transparente», precisando que «el expresidente firmó personalmente los documentos ordenando el bloqueo de ciertos sitios en particular». El exlíder tunecino ha censurado repetidamente la red social Facebook, que jugó un papel importante en su propia caída el 14 de enero. Se bloqueó sistemáticamente el acceso a sitios web y blogs cuyo contenido no se ajustaba al poder existente, como Afrik.com. Moez Chakchouk defendió a su agencia afirmando que sus ingenieros y técnicos «nunca han participado en el bloqueo de sitios de Internet». Otros «ajenos a la agencia», dijo sin mayores detalles, se encargaron de controlar de forma remota los equipos de la agencia reservados para esta tarea.

En el momento de la revolución, los tunecinos están más sedientos que nunca de libertad de expresión.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: