Delicadeza y complejidad de la arquitectura sudafricana

Si el apocalipsis golpeara a la humanidad y los arqueólogos del futuro lejano preguntaran sobre nuestra forma de vida, usarían la arquitectura sudafricana para pintar una imagen de quiénes éramos.

Vagarían por los estrechos rastros de los municipios, maravillándose de la resistencia humana frente a la adversidad. Caminarían por las delicadas ruinas y comenzarían a imaginar los sonidos y olores, espacios oscuros de desvío, campos de fútbol improvisados ​​que burbujean con la risa de los niños, el sonido de las comunidades que debaten su futuro en los edificios municipales.

Arquitectura diversa que refleja la historia

Encontrarían las ciudades, admirarían las capas de la historia de la ocupación capturadas en los frisos de las fachadas de los edificios ubicados en núcleos urbanos históricos, imaginarían las vibrantes calles de Ciudad del Cabo y Johannesburgo y el festivo paseo marítimo de Durban. Es posible que se encuentren con obras de arte capturadas en el distrito artístico de Woodstock y Salt River de Ciudad del Cabo, almacenes reinventados que hablan de una industria textil perdida pero que ha renacido como un lugar de renovación arquitectónica, cultural y revitalizante. Se sorprenderían de la diversidad de la cocina, la riqueza de la cultura y la excelencia de ciertos aspectos del diseño arquitectónico: modestia, delicadeza, bravuconería. El contraste de las diferentes arquitecturas de la ciudad sería encantador y complejo. La arquitectura revelaría el gran talento del país en diseño, pero también destacaría la lucha contra las desigualdades, el gran desafío de su tiempo.

arquitectura-fnb-estadio-sud-africa-descubrimiento

Estadio FNB, Johannesburgo

Ils trouveraient le Silo District sur le VA Waterfront, au point de rencontre de la mer avec l’une des montagnes les plus emblématiques du monde, et contempleraient un nouveau lieu culturel : le musée Zeitz MOCAA, des logements, des restaurants et une architecture unique en Africa. El mejor del mundo…

Mientras caminaban por la costa se encontrarían con las encantadoras ruinas del paseo marítimo y el estadio y parque urbano de Ciudad del Cabo, un lugar donde la arquitectura, la vida pública y la naturaleza se encuentran. La arquitectura tomaría un giro dramático y comenzaría a reflejar algunas de las playas más famosas del mundo en ese momento, decoradas con una impresionante arquitectura contemporánea encerrada en las laderas de granito de Table Mountain, espectaculares gestos de vidrio, acero, piedra y succión.

Y, sin embargo, la historia de la arquitectura estaría incompleta sin un viaje a las regiones vinícolas, donde acres de diferentes cultivadores se han convertido en la gallina de los huevos de oro para una industria vitivinícola mundialmente famosa. La arquitectura de las bodegas y salas de degustación, combinando lo rural y lo urbano, revelaría los más altos niveles de lujo, excelencia y cuidado. Una tierra donde la arquitectura contemporánea alberga el espíritu del paisaje y la adoración inconsciente de Dioniso.

Barrio con naturaleza

Estos arqueólogos encontrarían muchas joyas de excelencia arquitectónica, escuelas galardonadas en comunidades semirrurales, centros comunitarios donde el sueño de una Sudáfrica unida se haría realidad a diario.

arquitectura-vid-sud-africa-descubrimiento

De ciudad en ciudad, encontrarían en nuestra arquitectura una curiosa mezcla de modernidad global y singularidad local, desde el caos organizado de nuestros mercados de carne hasta los refinados parques de oficinas de Sandton. Descubrirían que nuestras ciudades se habían convertido en un lugar de investigación urbana donde los académicos se reunían y preguntaban qué podíamos aprender de la arquitectura y el urbanismo de Sudáfrica.

La dramática arquitectura narrativa de Freedom Park, el Hector Pieterson Memorial y la riqueza de la calle Vilakazi, la única calle del mundo donde viven dos premios Nobel, verían nuestra arquitectura como valiente. Verían el monumento Taal, el símbolo eterno de la segregación en el tiempo, del que se erigió imperialmente en una colina, y partes del centro de Johannesburgo abandonadas durante la transición a la democracia, con edificios secuestrados y una existencia precaria, antes de transformarse en un lugar de arquitectura y creatividad reutilizadas. La infraestructura minera desprovista de su razón de ser a medida que disminuyen los recursos demostraría ser la columna vertebral de nuevas formas de significado y posibilidad arquitectónicos.

La arquitectura del escenario mundial más grande de nuestro tiempo, los estadios de la Copa Mundial de la FIFA 2010, mostraría tanto nuestro compromiso de ser parte del mundo, pero también de darnos a conocer al mundo, y los arqueólogos verán cómo rediseñamos. nuestras calles e imaginamos nueva arquitectura en nuestras playas para acercarnos a una mejor Sudáfrica.

Pero a medida que profundizaba en su exploración del interior de la tierra, el arqueólogo encontraría arquitectura de conservación y recreación: pabellones de caza escondidos en el paisaje, donde el diseño africano moderno podría acercar a las personas a la naturaleza y los Cinco Grandes. Encontrarían una arquitectura de calma y serenidad construida con materiales locales y constituyendo el telón de fondo de una interacción con la naturaleza.

Los arqueólogos serían así testigos de los errores de nuestro tiempo, y la calidad desigual de la arquitectura contaría la historia de una sociedad en evolución.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: