Gadafi vigila a los inversores extranjeros

Libia: Gadafi vigila a los inversores extranjeros

Con el levantamiento de las sanciones internacionales, la cumbre Europa-África de El Cairo y la Feria de Trípoli, Libia retoma gradualmente su camino en la escena internacional. Su líder, el coronel Gaddafi, vuelve a ser un hombre respetable. Los distintos países europeos no se equivocan y se suman a las filas para conquistar este nuevo y atractivo mercado.

El 5 de abril de 1999, el Consejo de Seguridad de la ONU puso fin al embargo internacional lanzado contra Libia en 1992, como represalia tras los ataques terroristas en Lockerbie y DC 10 de UTA. Esto permitirá que la “gran Jamahirya Árabe socialista” y su “guía” busquen una nueva credibilidad frente a los posibles inversores, que el país y su economía necesitan con urgencia.

La primera cumbre Europa-África en El Cairo fue una oportunidad para que Muammar al-Gaddafi desplegara toda una gama de seducción y se presentara con unos quince jefes de Estado y de gobierno europeos. Pudo destacar, durante entrevistas privadas, los muchos activos disponibles para su país. Libia es un país enorme y rico en recursos naturales. Posee el 2,8% de las reservas mundiales de hidrocarburos y el 0,9% de las reservas mundiales de gas natural, un potencial hasta ahora en gran parte sin explotar.

Hay mucho en juego porque el país debe invertir al menos 5 mil millones de dólares durante los próximos dos años, para mejorar su infraestructura, luego de ocho años de exclusión de la comunidad internacional. Por tanto, una inversión en las infraestructuras que se utilizarán para la explotación de los recursos de su subsuelo, pero también en carreteras, puertos, aeropuertos y el sector de las telecomunicaciones que queda por desarrollar. Por tanto, la apertura de la economía libia afecta a todos los sectores de actividad. Una bendición para sus futuros socios, ya que todo está por hacer en un país que paga al contado. De hecho, los incidentes de pago casi nulos son un argumento más a favor de Libia.

Gaddafi, que en la cumbre de El Cairo relanzó su política africana, también destaca la posición decisiva de su país, encrucijada comercial y puente cultural entre Europa y África. Y para hacerlo aún más atractivo, enfatiza el proceso interno de reformas para promover la seguridad y estabilidad de las empresas extranjeras que operan en su suelo, y por ende de los inversionistas.

Francia quiere su parte del pastel libio

¿Es Libia un nuevo El Dorado mediterráneo? Es un poco pronto para decirlo, pero entre los países europeos (Italia, Alemania, Reino Unido) podemos ver una carrera por los mejores lugares mientras esperamos que lleguen los estadounidenses.

La visita del Secretario de Estado de Industria francés, Christian Pierret, del 9 al 11 de abril en la 30ª Feria Internacional de Trípoli (FIT), muestra claramente el cambio de actitud de Francia hacia este país. Ningún ministro francés había visitado Libia desde la visita de Roland Dumas en 1991. Además, el pabellón francés de la Feria era el segundo en tamaño, después del de Italia, y estaban representadas alrededor de un centenar de empresas francesas. Entre ellos, buques insignia de la economía francesa como TotalFina Elf y Peugeot. También podemos señalar la presentación de una treintena de proyectos de inversión por parte de los franceses en los últimos meses ante las autoridades libias.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: