Invertido en sus nuevas funciones, Assimi Goïta tranquiliza

Coronel Assimi Goïta
Coronel Assimi Goïta

Assimi Goïta se instala oficialmente como la nueva presidenta de la transición de Malí. En su discurso tan esperado, el coronel, doble golpista, quiso tranquilizar a los socios de Mali, pero también a sus compatriotas.

Se trata de un Assimi Goïta despojado de su tradicional barba sin afeitar, de sus habituales fatigas que cambió por un traje militar ceremonial, que compareció ante los jueces del Tribunal Supremo, este lunes 7 de junio de 2021, en Bamako. El hombre fuerte de Mali ha sido instalado oficialmente en su silla como jefe de estado. Para ello, primero tuvo que prestar juramento: “Juro ante Dios y el pueblo de Malí preservar fielmente el régimen republicano (…) para preservar las conquistas democráticas, garantizar la unidad nacional, la independencia de la patria y la integridad de el territorio nacional ”.

Y el nuevo presidente para hablar sobre temas delicados, él que sabe que todos lo esperan en el turno. Es muy tranquilizador: “Me gustaría asegurar a las organizaciones subregionales y regionales ya la comunidad internacional en general que Malí cumplirá con todos sus compromisos por y en el mejor interés de la nación”, dijo. Más concretamente, el coronel Assimi Goïta expresó claramente su deseo de organizar “elecciones creíbles, justas y transparentes en las fechas previstas”. El coronel presidente es, por tanto, parte de la lógica de la CEDEAO, que ha hecho del respeto del calendario electoral un requisito para el régimen de Malí.

Más allá de estos compromisos, el recién nombrado presidente anunció medidas destinadas a reducir el nivel de vida del estado. “Se suprimirán dos tercios de los fondos de soberanía de la Presidencia de la República”, sugirió. Estos fondos, estimados en alrededor de 1.800 millones de francos CFA al año, “se destinarán a partir de ahora al suministro de agua y la creación de centros de salud para las poblaciones más desfavorecidas en todo el territorio nacional”.

Propuesto para ocupar la oficina del primer ministro, el Dr. Choguel Kokalla Maïga de M5 fue nombrado primer ministro pocas horas después de la ceremonia de investidura. Al nombrar a este civil para este cargo, el coronel Assimi Goïta cumple con otro requisito de la CEDEAO.
Al final de esta ceremonia, ¿debemos inferir que con el nuevo golpe del 24 de mayo hubo más miedo que daño? ¿Malí se ha embarcado finalmente en el camino de la estabilidad? Indudablemente, todavía es demasiado pronto para responder a estas preguntas que están dando empujones a la cabeza de varios malienses.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: