Descubre cómo los juegos ayudan a desarrollar habilidades

El gaming y el gambling lejos de ofrecer un mero entretenimiento ocioso que solo sirva para pasar el rato permiten a los jugadores desarrollar infinidad de habilidades que resultan muy valiosas a múltiples niveles. Así, al importante papel que juega  la psicologia en los juegos habría que añadir el estímulo de importantes capacidades como la destreza para desarrollar estrategias, el cálculo mental rápido o el autocontrol, destacando particularmente en este sentido el poker, que no por causalidad está considerado el juego de azar en el que la suerte tiene un papel más pequeño.

Las cualidades que habitualmente se han atribuido al poker

El vértigo, la emoción, la adrenalina eran componentes tradicionalmente asociados a juegos como el poker. Al igual que también cierto encanto litúrgico, al ser una especie de ceremonia con sus ritos característicos que viene de maravilla para desconectar del día a día y evadirse un poco. Asimismo, de todos los juegos, ya sean de mesa o de azar, es el que tiene un componente más social, siendo muchos los grupos de amigos que tienen su velada de poker como cita fija, variando tan solo quien ejerce de anfitrión.

El componente psicológico se trabaja mucho en los campeonatos profesionales de poker

Además, cualquiera que haya disfrutado del poker en sus diversas modalidades, tanto de manera presencial como online, sabe de primera mano el importante papel que tiene la psicología, algo que se manifiesta sin ir más lejos en los campeonatos profesionales, donde muchos jugadores utilizan gafas de sol para evitar que los rivales obtengan pistas sobre sus cartas inferidas a través de la expresión facial.

Imagen de Pixabay

Juegos como el poker ayudan a trabajar el autocontrol

El autocontrol es muy importante en la vida, y el póker supone en este sentido una fantástica escuela, debido a que mostrar entusiasmo o bajón anímico de manera perceptible puede ser utilizado en nuestra contra por los jugadores más avezados, provocando que se desperdicien manos que eran ganadoras o que una que ya de por sí era mala se acabe convirtiendo en otra todavía peor.

La importancia de manejar las expectativas y de no dejarse llevar por primeras impresiones o experiencias

Asimismo, todos los jugadores pro coinciden en destacar lo esencial que es controlar aspectos psicológicos clave como las expectativas desmesuradas, elevar las primeras impresiones y experiencias a categorías inmutables (ya sea en sentido positivo o negativo), o lo que se denomina la falacia del control, esto es pensar que lo que haga el jugador tiene un peso desmesurado sin tener en cuenta al resto de participantes o la intervención de imponderables como el azar, que aunque resulte en el poker menos determinista que por ejemplo en la ruleta no por ello deja de tener una relevante cuota de protagonismo.

La ilusión del resultado: pensar que como una vez una cosa salió bien siempre va a ocurrir lo mismo

Tampoco conviene desdeñar otros espejismos psicológicos como el que se denomina la ‘ilusión del resultado’, que consiste en pensar que como una vez se hizo algo que salió bien, va a pasar lo mismo siempre que se haga, siguiendo una especie de pensamiento mágico que establece una relación casual perenne de algo puntual. Por poner un ejemplo, echar un farol para ganar puede ir bien en un momento determinado pero ni mucho menos significa que vaya a salir bien siempre, máxime si intervienen factores como un premio muy aptecible o que el resto de jugadores ya hayan calado ese modus operandi.

Las habilidades y destrezas que estimula el poker

Al margen de ofrecer valiosas enseñanzas psicológicas el poker también ayuda a potenciar habilidades y destrezas muy importantes como la capacidad de cálculo, ya que a lo hora de jugar las manos siempre hay que tener muy presentes las posibles combinaciones de cartas que puedan llevar los oponentes. Al igual, que asimismo es un juego que ayuda a potenciar las capacidades estratégicas, al requerir sin ir más lejos detenerse a pensar sobre qué hacer para sacarle el máximo partido a una buena mano.

Un juego que entrena la toma de decisiones rápidas

Por no hablar de la importancia de tomar decisiones rápidas sopesando los pros y contras, algo que está muy presente en la mayoría de trabajos. Aunque por supuesto no existen ni varitas ni entrenamientos mágicos que otorguen más sabiduría para elegir bien, sí que es cierto que al menos una actividad como el poker incentiva a tomar decisiones en una dirección u otra, porque después de todo tanto en este juego como en la vida en general no tomar ninguna no es una opción ni factible ni deseable.

Amar, viajar, leer, jugar todo ello de un modo u otro puede contribuir a nuestro aprendizaje y dejarnos su correspondiente poso de enseñanzas, que bien aprovechadas pueden ser de mucha utilidad para cualquier cosa que llevemos a cabo en nuestro día a día.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: