Miradas árabes

Globo terráqueo
Globo terráqueo que representa parte de África

Tanto si te gusta el reportaje como la fotografía de estudio, si eres más blanco y negro o más color, que la película te toque o que lo digital te tiente … hay algo para todos en el Institut du monde arabe. Veintiún fotógrafos árabes presentan su trabajo en una abundante exposición. Hasta el 22 de enero de 2006.

En el Institut du monde arabe (IMA) de París, veintiún fotógrafos (incluidas doce mujeres) ofrecen una mirada a “su” mundo árabe. No te pierdas esta fascinante exposición que se prolonga hasta el 22 de enero, porque descubrimos una diversidad y una vitalidad demasiado poco conocida. ¡La variedad de estilos y medios (imágenes de estudio, informes, videos, etc.) es llamativa! Hay doce fotógrafos del norte de África, cada uno tan talentoso como el siguiente …

Del lado marroquí, Souad Guennoun, nacido en Marruecos en 1956 y director de un estudio de arquitectura en Casablanca, ofrece melancólicas fotografías en blanco y negro. Yasmina Bouziane, nacida en Marruecos de madre francesa y padre marroquí, vive y trabaja en Nueva York y Kinshasa. Expone en Ima sus autorretratos realizados en 1993, en los que desvía los tópicos orientalistas. Es una serie muy divertida llena de preguntas relevantes sobre el lugar de la mujer en el mundo árabe, pero también el lugar de la imaginación y la fantasía en las representaciones de mujeres orientales. El imprescindible Hicham Benohoud, nacido en Marruecos en 1968, también eligió los autorretratos. Los suyos son un poco inquietantes: primeros planos en blanco y negro de su rostro devorado por extrañas instalaciones, piedras, alambres… El fotógrafo, representado por Agence VU, explica que sus autorretratos son “todos ellos. mismo modo de funcionamiento: sin camisa, rostro erguido y mirada fija con, para cada uno de los disparos, una intervención inquietante ”.

Fotógrafos de Argelia

Jellel Gastelli es el único representante tunecino. Graduado de la Escuela Nacional de Fotografía de Arles, comparte su vida entre Francia y Túnez y trabaja sobre la doble cultura y la doble identidad. Estos retratos naturalistas de parejas y familias muestran la primera generación de tunecinos nacidos de la unión de un padre y una madre de diferentes culturas. A diferencia de Túnez, Argelia está presente con fuerza en esta exposición, con cuatro fotógrafos. Dos editoriales favoritos: Bruno Hadjih y Bruno Boudjelal, que están lejos de ser nuevos en la escena de la fotografía. Bruno Hadjih trabaja con el material en sublimes impresiones en blanco y negro de gran formato. Nacido en Argelia en 1954, vive y trabaja en París. Capta los cambios de la sociedad argelina con lucidez pero también con gran ternura. Y preste especial atención a los jóvenes argelinos. Su serie sobre la juventud dorada divirtiéndose en la playa de Sid-Ferruch, cerca de Argel, ilustra con delicadeza la relación adolescente-niña. Es notablemente el autor del libro. Tener 20 años en Argel (textos de Aziz Chouaki, ediciones Alternatives).

Bruno Boudjelal, nacido en Montreuil hace 44 años, vive y trabaja en París. Es miembro de Agence VU. “En junio de 1993, fui a Argelia por primera vez para hacer un reportaje fotográfico sobre Argel. Solo este primer viaje a Argelia resonó en mí de una manera muy especial. Era la primera vez que pisaba la tierra donde nació mi padre y de la que no sabía nada hasta entonces. De hecho, mi padre es argelino y mi madre es francesa, pero mi origen argelino siempre ha sido asesinado. Hasta 1993, nunca había conocido a mi familia paterna de la que no sabía nada. Solo conocía el lugar de nacimiento de mi padre, lo leí rápidamente en el libro de registro familiar, pero eso fue suficiente para encontrarlo, un día de mayo de 1993, en un pequeño pueblo de la región de Sétif, donde una hilera de mujeres llorando me recibió con una bandada de ululaciones! “De este primer viaje, y otros (algunos de los cuales hará con su padre), Bruno Boudjelal dibujó su Crónicas argelinas de un retorno (1993-2002). Más allá de sus historias familiares, el fotógrafo, atrapado en la agitación de la guerra civil argelina, ofrece una intensa mirada documental a este “país de mis orígenes donde mi futuro todavía está arraigado, ya”.

Egipcios en primer plano

También tenga en cuenta: Farida Hamak, nacida en Argelia, que vive y trabaja en París, quien exhibe su excelente reportaje sobre Belén y la construcción del “muro” en Israel. Sus fotos ponen de manifiesto lo absurdo de determinadas situaciones. Gran conocedora del Medio Oriente, cubrió notablemente la guerra civil libanesa. En cuanto a Kader Attia, nació en Francia en 1970 de padres argelinos. Vive y trabaja en París y se interesa, por las imágenes en blanco y negro, en las ciudades que lo vieron crecer, como Sarcelles o Garges-les-Gonesse. Sus creaciones oscilan entre la instalación, el video y la fotografía y fue nominado al premio Marcel-Duchamp en 2005.

Los egipcios presentes en Ima tienen fuertes personalidades… Lara Baladi y sus collages fotográficos o Susan Hefuna y sus pinholes. Pero sobre todo Youssef Nabil, de 33 años, que trabajó con David La Chapelle y Mario Testino. Primero pintor y escenógrafo, se dedicó a la fotografía en 1986. Inspirado por el cine egipcio de la década de 1950 y los retratos de estudio, pone en escena a sus amigos en situaciones cotidianas. Amor, amistad… sus temas son muy íntimos y, en su mayor parte, autobiográficos. Colorea sus fotos en blanco y negro, una técnica que aprendió de los antiguos coloristas de Alejandría que ya no están allí. Nabil Boutros, nacido en El Cairo en 1954, presenta su magnífica obra sobre los ritos y la vida cotidiana de los coptos, los cristianos de Egipto. Muestra cuadros reales que a veces ponen tres fotos enfrentadas, como trípticos religiosos, mezclando color y blanco y negro. Intensidad, fuerza de imágenes y simbolismo… esta serie es una de las más llamativas de la exposición.

Otros dos aspectos destacados: el universo visual original de Maha Maamoun, nacido en Estados Unidos en 1972, que vive y trabaja en Egipto. Imágenes muy coloridas y alegres de El Cairo y luces saturadas en las que nos gusta mezclarnos. Randa Shaath, nacida en Estados Unidos en 1963 de padre palestino y madre egipcia, vive en El Cairo. Fotógrafa de la agencia France Presse en Egipto y Gaza, trabaja para el periódico desde 1993 Semanal de Al-Ahram. Su serie Bajo el mismo cielo, El Cairo es un estudio fascinante de los habitantes de la megalópolis egipcia que se han instalado en los tejados debido a la densidad de población. Un blanco y negro de veta intensa que desprende una poesía particular.

Perspectivas de los fotógrafos árabes contemporáneos, Instituto del mundo árabe, 22 de noviembre de 2005 – 22 de enero de 2006.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: